miércoles, 15 de mayo de 2013

Reto: belleza real, pero real ♥

Hola chicas, hoy leí una entrada en el Blog Casi Natural, en la que proponía que cada una contar alguna experiencia real que nos generó malestar y sobre la cual aprendimos algo, lo que nos lleva al tema de la superación. En mi caso, paso a contarles lo que elegí.
Cuando tenía 16 años, empecé a tener dolores de cabeza, pero de los POWER. Esos que no se te van con un Tafirol ni con 20. Después de ir a varios médicos y de dos internaciones (calculen en 3 semanas, yo con 16 años quería salir a bailar y no estar internada), el  médico que me estaba atendiendo me dice que es un dolor psicológico y me manda a mi casa con Clonazepam y Fluoxetina (Rivotril y Prozac, para las que les gustan las marcas comerciales jaja). Fue el infierno. No dormía, me sentaba en la mesa a las 4 de la mañana a mover los dedos de una sola mano porque el resto no podía y así me pasaba el día.
Por esos momentos, yo ya hacía terapia con la mujer más dulce del mundo, a la que, obviamente, le preguntaron si podía ser psicológico, dijo que no y me derivó de médico. El tema es que el tratamiento era con corticoides. Cuando empezó todo pesaba 61kgs. Al año pesaba 82. Calculen que mido 1,60, terminé siendo un tapón en el momento en que TODAS se vestían con ropa ajuuuustaaaada y se iban a Bariloche.
En el colegio me quisieron dejar libre porque no me consideraban las faltas, en el medio tuve mi viaje de egresados (en el cual, MANZANA que no me voy a poner lo mismo que las otras  ni voy a hacer lo que hacen los otros, lento, pero lo hago, carajo, mierda! -a lo Mirtha jaja, ya pongo el modo dama ON-). Fue todo muy complicado, en un año tenía un cuerpo nuevo, a veces no podía ni salir a la calle, pero la iba llevando como podía.
Terminé el colegio, empecé la facultad de Psicología cuando toda la vida había querido estudiar Medicina, pero esos momentos de la vida te hacen ver como se maneja el ambiente médico con el paciente y decidís que ahí no querés participar la juegan bastante. Y la facultad también se me complicó. Y acá entra lo que les quería contar, pero soy pisciana pisciana, y cronopia cronopia, diría Cortazar y no se resumir.
Yo soy súper exigente conmigo en lo que es académico. Pero MUY. Y la facultad la tuve que poner en Stand by dos veces ya porque no me acordaba de mi numero de legajo siquiera.
Uno de esos años empecé a tener problemas hormonales, y bancarme la medicación fue lo peor del mundo, se me cayó buena parte del pelo, y fui a la peluquera y le dije que me lo cortara lo más que pudiera porque no quería perder más pelo con el viento, subí de peso de nuevo, una semana pesaba 70 y a los 15 días pesaba 66 (parece poco, pero en la piel se nota que da calambre!). El asunto fué que después de 5 meses de medicación estaba mejor, pero el cuerpo tarda en recuperarse más tiempo. La piel me quedó hecha bolsa, tengo estrías en el codo (EN EL CODO!!!! jaja) y eso no lo recupero con nada, pero preocuparme tampoco lo arregla.
 Este año, por ejemplo, me anoté a seis materias (o 7, no se bien, tengo una agendita donde anoto todo), y 3 las tuve que dejar porque el cuerpo no me daba, y la cabeza tampoco.
Hoy no peso 82, volví a pesar 63 y no pretendo llegar a los 61 cuasi míticos.
Hace una semana me llegaron unos resultados de un análisis que me hice porque la verdad me sentía fatal, y resulta que tengo un hipotiroidismo altamente descontrolado que me hace perder la noción de tiempo y de las cosas que tengo que hacer, por lo que anoto todo, pero TODO, porque sino me olvido, y otra hormonita salió como al triple de lo que tenía que salir.
Decidí dejar un poco la exigencia de la facultad porque sino me frustraba mas por no poder llegar a hacer todo, pero la sensación que tengo es como de que mi cabeza va a velocidad babosa y la verdad, era mucho.
El tema del peso todavía me cuesta sobrellevarlo. En mi placard hay ropa elastizada y pantalones desde el talle 38 al 46, por si vuelvo a subir. Todas mis remeras son elastizadas y de distintos talles, y así sucesivamente.
La facultad, mejor dicho, la exigencia que yo me planteo, la llevo de a poco, todavía aprendo. Una vez una profesora a la que quiero mucho me dijo "Es una carrera universitaria, no una carrera contra el tiempo", y es así, el tema es que mi super yo lo entienda! jaja
Todo se aprende en la vida digo yo siempre, a llevar esto también. Ya no consumo corticoides porque me estaban haciendo bolsa el estómago, tomo otras drogas que me hacen el dolor más llevadero. Tienen efectos adversos no muy amigables, pero no se puede estar bien con Dios y con el Diablo! jaja
El resumen después de tanta cháchara, yo tuve que aprender a la fuerza que mis tiempos no son los mismos tiempos de los demás  y que las cosas me cuestan el triple a veces, pero a mi tiempo las hago (ojo que no es tan sencillo eh, me como unos cuantos retos por querer abarcar mucho!). El peso, no lo puedo preveer nunca, es mas, ahora con el Hipotiroidismo descontrolado tendría que haber subido de peso y bajé, cosa e´mandinga che! La piel, a veces la tengo super brotada y a los tres días no tengo nada, o por ahí la tengo muy grasa a la noche y a la mañana sequísima. La voy llevando como puedo en definitiva.
Para mí, mi idea es empujar siempre para adelante, si no puedo ahora, voy a poder en otro momento, no me importa, la idea es no tirar la toalla =)

Les dejo un video que me encantó sobre los miedos y la motivación, si no lo vieron, hagánse un huequito y mirénlo que es precioso.

Les dejo el enlace al Blog que me díó el pié para contarles esto, espero que a alguna le sirva si está pasando por algo parecido y si quieren contarme algo lo dejan acá en comentarios o me mandan un mail a laternuradelosdinosaurios@gmail.com, que se los voy a responder más que encantada.

Besos enormes a todas! Espero no haberlas aburrido, prometo entradas de make up de nuevo pero quería hacerle un lugarcito a esto.
Un abrazo fuerte!
Que tengan buena semana, Maru.