sábado, 27 de junio de 2015

Bombas de baño por menos de $30

Hace un rato llegué de mi recorrida de los viernes. Viajé de una punta a la otra de la ciudad y llegué a mi casa hecha polvo. 
Cuando me pasa esto, lo mejor que puedo hacer es un baño de inmersión. Se relajan todos los músculos y me deja tranquiiiiila como agua de tanque. Siempre trato de incorporar al agua algún aceite esencial o algún aroma que me ayude a relajar el cuerpo y la cabeza, como la manzanilla o la lavanda.
Pensando en eso, un día me topé con que se estaban empezando a hacer bombas para la bañera en el país (hasta hace un tiempo solamente se hacían en el exterior), pero cada una rondaba los $65, que por un baño me parece mucho. Se podían dividir y usar en dos baños, pero es lo mismo.
Hasta que el librito de Millanel llegó a mis manos y me encontré con que estaban vendiendo pastillas efervescentes a $25. Mas que económico!
Les dejo una captura de pantalla, la saqué lo mejor que pude!

Así que la siguiente vez que fui a la distribuidora me traje dos, una de Tilo y Manzanilla y la otra de Lavanda. La de Verbena no la compré porque no me gustan demasiado los aromas cítricos en la ducha, pero supongo que será una muy buena opción para aquellas a las que les gusten esos aromas.

Vienen en estas cajitas, donde traen los ingredientes y los detalles de uso. Cada una pesa 100 gramos.

Estos son los ingredientes:
Tienen bicarbonato de sodio, ácido cítrico y aceite de coco como primeros ingredientes (recordemos que el aceite de coco es comedogénico, pero si tienen cuidado de enguajarse bien la piel antes de secarse no van a tener problemas de acné ni nada por el estilo. Aunque las pieles acneicas complicadas tendrían que consultar si las pueden usar, pero son casos muy particulares).

Hoy elegí usar la de Tilo y Manzanilla, aromas que son como bombas relajantes en aromaterapia.
De estas dos que les muestro, la que usé es la de color rosa y la otra medio lila es la de lavanda.
Vienen super envueltas en plástico y adentro de la caja. Son macizas al tacto, por lo que no se rompen con facilidad.
Una vez que tienen la bañera llena, hay que dejarlas caer y se empiezan a disolver lentamente. Hay que esperar que estén disueltas para meterse al agua. No hacen una gran efervescencia, pero se van desarmando bien. Tardan más o menos 5 minutos en quedar disueltas del todo.
Les había grabado un videíto para mostrárselas, pero se ve horrible, así que cuando use la de Lavanda lo grabo de nuevo y actualizo la entrada.
Para mí, se pueden partir a la mitad y usar una mitad por baño, pero realmente no salen caras y no da pena usarlas enteras de una vez.
Las dos que compré tienen aromas muy suavecitos, pero cuando se meten en el agua se sienten un poco más. El aroma perdura en la piel y la piel queda muy muy muy suave. No tuve necesidad de usar crema hidratante después de la ducha, que es necesaria para mí después de bañarme porque siento la piel tirante. Pero la verdad es que con estas pastillas la piel queda bien.
Las recomiendo muchísimo, sobre todo si son de llegar a sus casas muy a mil y necesitan bajar un cambio. Pastilla a la bañera, baño de 10 minutos y son otra persona. Son super relajantes.
Cuestan más o menos $25 y se consiguen en el catálogo de Millanel.
Si son de La Plata me pueden mandar un mensaje privado y se las consigo.
La verdad, una joyita de catálogo!
Si las probaron o probaron otras, cuéntenme en los comentarios!

Besos, y buen finde!

Maru. 

viernes, 5 de junio de 2015

Por qué amo la Vitamina C

Hace algunos días les mostré una foto donde les decía que había comenzado a usar la Vitamina C de Idraet y me estaba encantando. 
Ahí  les pregunté si querían que hubiera post sobre la vitamina C, porque me dí cuenta de que por más de que la uso hace un año, nunca les escribí sobre esta maravilla embotellada. 
Así que hoy les cuento por qué me gusta tanto ese producto.



Arranquemos por las funciones que tiene y después les cuento sobre las marcas que probé y sobre mi experiencia.

Entre los efectos que la Vitamina C tiene cuando se aplica en forma tópica en la piel encontramos:

  • Favorece la producción del colágeno; mejora la elasticidad cutánea y brinda mayor resistencia de la pared de los vasos capilares.
  • Neutraliza los radicales libres. Es un Antioxidante de los poderosos. 
  • Disminuye la intensidad de manchas y de arrugas finas.
  • No es fotosensible, por lo que se puede usar en verano.
  • Ayuda a mejorar la luminosidad y la textura de la piel.

Ahora les cuento cómo me fue con las que probé, que fueron la versión gel de Lidherma, la versión Solución de la misma marca y la que estoy usando ahora, que es la que vieron en la foto y es la versión Gel de Idraet.
Las dos versiones Gel (Idraet y Lidherma) tienen envase gotero y textura acuosa. 

Se absorbieron rapidísimo ni bien empecé a usarlas y luego, a medida que pasaba el tiempo, usaba menos cantidad y me daba mas tiempo a distribuirla sobre la piel. Ni bien arranqué con el tratamiento con la versión Solución de Lidherma, noté que se absorbía mucho más rápido que la versión Gel, pero en ese momento yo venía con la piel muy deshidratada y supongo que eso también contribuyó. 

Las diferencias entre usarla y no, yo las noté a partir del tercer uso mas o menos. 
La piel me queda mucho más hidratada, luminosa y tiene mejor textura cuando la uso. Incluso en verano cuando no puedo usar ácidos, usando esto solamente (y protector solar!), mantengo a raya las manchas (por supuesto que por mí, vivan los ácidos para despigmentar, pero en verano me mancho mucho y uso Mandélico, que no es fotosensible, solamente en situaciones de emergencia).

Ahora, dato importante, la vitamina C se oxida mucho y rápido. Tienen que tener cuidado de no dejarla abierta cuando la usen porque en contacto con el aire se oxida y se pone amarilla, y no sirve más (incluso leí que está contraindicado el uso de la vitamina C oxidada porque es rica en radicales libres, así que sería perjudicial para la piel, pero tómenlo con pinzas).
Las de Lidherma se me oxidaron mucho, pero mucho más rápido que la de Idraet. Si tengo que volver a comprar, compraría la de Idraet sin dudas. Y si están pensando en comprarla, y tienen a mano solamente Lidherma, les cuento que la solución se me oxidó mucho más rápido que el gel, de hecho la tiré cuando estaba por un poco menos de la mitad porque un día la abrí y estaba medio naranja. Además es incómoda para usar, se desperdicia por todos lados porque al ser tan líquida y tener un envase tan horrible se chorrea mucho. 

Si van a comprar a alguna distribuidora y la van a usar, abran el envase para controlar que esté transparente, es muy difícil darse cuenta de otra manera si está bien o mal.

En resumen, se ha vuelto un imprescindible en mi rutina diaria, la uso luego de la limpieza y esperando un rato antes de aplicar el hidratante.
Por supuesto, ante la duda, consulten con su dermatólogo!


Ustedes ya la usaron? Me gustaría leer sus comentarios! =)

Besos! Y buen finde!

Maru.