jueves, 31 de diciembre de 2015

Gracias.

Como ya reconocí que soy la tía vieja y llorona de las fiestas, les quiero escribir algo que vengo pensando. Al fin y al cabo, pago el dominio y es mi lugar para contar cosas no?

El 2015, ha sido, sin duda alguna, el año más difícil por el que he tenido que pasar. 

Lo arranqué trabajando en un lugar donde me explotaban, volé hacia otros puertos y le dí más bola a la facultad. Seguí trabajando de "lo mío", maquillé a las novias del verano, y me fui a descansar poquitos días a un destino cercano y volví a los líos facultativos. 

A mediados de año, se me paró el mundo y las noticias sobre mi salud me sacudieron el marote. Una parte del cerebro se me había muerto y otra funcionaba más o menos. Le venía dando a la facultad sin descanso, y eso me hizo parar. 
Me tomé 1 mes para recuperarme. Me costó mantener el equilibrio, articular las palabras, aprender a encontrarlas y así, tuve que empezar de cero. 
Habrán notado que el Blog también sufrió las consecuencias de eso y tuve que pararlo, aprovecho para pedirles disculpas por no aparecer tanto como hubiera querido.

Pasó tiempo (un mes más, aproximadamente), y tocaba el turno de ponerme al día con la universidad. Me habían tenido toda la paciencia del mundo, pero o rendía o perdía una materia anual. Así que con mi cerebro a media máquina, me senté a estudiar 12 horas por día durante 15 días para retener aunque fuera algunas palabras. Con las pasiones pasa eso, uno pierde el límite entre lo que debería seguir haciendo y el momento en el que debería parar. Sarna con gusto, no pica, dice el dicho.

Tuve muchas frustraciones, no podía memorizar casi nada, estaba aterrada porque mi cerebro había perdido, en un agujero de materia blanca, algo de la capacidad de aprehender, que no es lo mismo que "aprender". Me enojaba muchísimo conmigo misma, porque antes había podido y no podía ser que ahora no. Asi y todo, fui a rendir. 
Me tomaron EL examen (lo pongo en mayúsculas porque es una materia muy importante en la carrera) en un aula con 500 personas que iban a escuchar una conferencia y presentación de casos. Yo, que había presentado los certificados pertinentes para poder rendir en un lugar con silencio porque perdí la capacidad de concentrarme bien, estaba rindiendo en un lugar lleno de gente hablando. Y me tomaron cosas fuera de programa. Y escribí como nunca en mi vida, demostré que me había costado horrores pero estaba ahí. Y dos días después, en el almuerzo familiar del domingo, me llegó el mail con un hermoso 7. Un 7 que demostraba que algo del poder de aprehender, había quedado. Y a mí se me caían las lágrimas de estar orgullosa de mí misma, de saber que un poco podía. 

Pasaron 20 días mas, y tuve que rendir la otra parte de la materia, un lindo 8 fue el resultado. Otra vez, esfuerzo, mucho, detrás. 
Y dolor, nuevamente dolor. Y médicos que me decían que no era nada, que seguro era de la lesión anterior, y yo que me doblaba del dolor e insistía en que esto era diferente. 
Y si, era diferente. 
Otro agujero, otra lesión y otras cosas que se perdieron. Entre esas cosas, la habilidad de maquillar. Difuminar, que era la base de mi vida maquilleril, me costaba horrores. Y bueno, hubo que volver a entrenar la mano, porque las novias tenían que maquillarse y yo había dado turnos. Y si hay algo que soy, es responsable. Y también pude. Me cuesta más, pero puedo. 

Ahora, les soy sincera. No recuerdo casi nada de lo que es memoria a corto plazo. Tengo una libretita en la cartera en la que anoto TODO. Pido perdón cuando alguien me pregunta si me acuerdo algo y digo que no. 
Aprendí a tener paciencia. Es la lección más importante que me llevo de este año.

Y en el medio, siempre tuve gente de fierro al lado mío. Mi familia, mis amigos, mi novio de oro, mis amigos virtuales, y ustedes, ustedes que sin conocerme me mandaron buenas vibras siempre y me preguntaron como estaba. 

No me queda más que agradecerles y darles un abrazo virtual enorme, y fuerte, de esos que sacan los miedos para afuera.

De este 2015 me llevo el aprendizaje de que la vida es para vivirla a lo loco, como decía Celia Cruz, y de que es mejor dejar de mirar las pantallitas de los celulares y disfrutar de los momentos. Porque si hay algo que no vuelve, es el tiempo.

Y hablando del tiempo, me tengo que ir volando a maquillarme y a ponerme decente para despedir este año horrible (para mí), y darle la bienvenida a un año que espero que sea maravilloso, y que arranca con el pie derecho, con el casamiento y la felicidad de alguien a quien quiero mucho, y si la gente que quiero es feliz, yo estoy feliz. 

Gracias, gracias inmensas por haber estado del otro lado, por dejarme comentarios, por mandarme saludos, por comentar como había sido su día, gracias. 

Gracias por estar, y les prometo que mientras pueda, me tendrán acá escribiendo pavadas. 

Gracias por dejarme compartir un ratito de su tiempo.

Un beso enorme, y un abrazo virtual que llegue donde estén.

Felicidades! 


Bienvenido 2016, traénos muchas cosas lindas para vivir que nosotros les ponemos ganas!


Besos, Maru.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Lo PEOR del 2015

Hola hermosuras!
La verdad, es que por un lado, no me gusta escribir este tipo de posts, porque escribirlos significa que me clavé con cosas que son inusables por lo malas que son. 
Pero por otra parte, me gusta dejar por escrito mi opinión sobre las porquerías que les voy a mostrar, porque quién sabe, quizás a alguien le sirva para que no le pase lo mismo que a mí y se ahorren el mal trago. 
Así que arranquemos, con las peores cosas que me ha dejado este año, que para mí duró seis meses de lo rápido que se me pasó. 



1) Kissy, de Sinful Colors. 

Tienen la reseña acá.
Lo que sufrí con este esmalte, por favor! Infinitas capas de base, y aún así, mis uñas terminaron verde marciano. Las pulí, les hice de todo, pero el color no se iba. Me llevó casi 1 mes que se me fueran las manchas. Lo odié. 
Encima es tan lindo! 
En fin, no lo recomiendo, mancha como ninguno. 

2) Delineador líquido Natura Aquarela
Otro producto de esta marca que me parece sobrevalorado y malísimo. 
En la reseña, les contaba que se hacían grumos, que el plumón lastimaba y que no era lo más perfecto del mundo en cuanto a textura se trataba. 
Una porquería que por la módica suma de $126 les puede durar unas 4 horas en el párpado si logran aplicarlo bien y aguantar el ardor que provoca. 
No lo recomiendo!

3) Fix It Concealer, de Urban Velvet

Este producto me daba mucha ilusión probarlo, lo intenté usar de muchas maneras diferentes y resultaba por 3 o 4 horas, pero tenía que usar bastante producto y luego sellar con polvos para que no se corriera, y así quedaba una plasta en la ojera que era muy fea y que marcaba más las líneas de expresión. 
Pero de todo lo que les conté en aquella reseña, y que les resumí acá, lo peor fue enterarme del precio. Esta divinura sale $252 y me parece que con ese dinero puedo comprar algo mucho mejor. 
No recomendable.

Y ahora, les dejo una serie de productos que probé y tiré a la basura porque los odié con el alma. Y por eso, no tengo fotos. Pero San Google me salva =)

4) Tsu - Nagai - Máscara para pestañas Switch

Otro producto que moría de ganas de probar y que me pinchó el globo. 
La marca dice: "Su novedoso cepillo de cerdas ajustables, permite lograr diferentes efectos. Girando la base del producto, podés modificar el aplicador para aumentar el volumen de tus pestañas tanto como quieras, más voluminosas para la noche y más sutiles para el día".

A ver, el cepillo es genial, se gira y se estiran las cerdas para que queden más separadas. Ahora, el volumen, te lo debo! No me da volumen, el arqueado de las pestañas se me cae, y la peor parte, es que se me empieza a descascarar dejándome la ojera gris como si me hubieran golpeado. 
Sale en oferta cada tanto en el catálogo de Tsu, debe estar alrededor de $90. Por unos pesos más, me compro una máscara, como la Great Lashes de Maybelline que me encanta! (la que tiene el cepillo curvo).
En fin, guardaré el cepillito porque me gustó, pero el producto no. Me parece que cambiaron la fórmula, porque una amiga la tenía el año pasado, yo la probé y me encantó. Pero la verdad, no sé que habrá pasado. 

5) Crema Hidra-Total 5 Hidratante Matificante de L'oreal.
 
Acá me saltan a la yugular desde la esquina las amantes del contenido de este potecito.
Es una crema que me salió baratísima y la compré por eso, prometía mucho y yo no tenía ninguna crema a mano para usar. 
No combatió el brillo (es más, la nariz me brillaba un poco más), no corrigió imperfecciones, ni hablar de que no reduce poros porque los poros una vez que se abren no se reducen. Pero lo peor, es que me provocó un brote de acné nunca antes visto, y por usarla menos de una semana! La odié.
Además, tiene perfume de crema de persona mayor. Muy mayor. ¿Por qué le ponen perfume a las cosas que se usan en el rostro?
En fin, no me gustó nada.

6) Shampoo y acondicionador Plusbelle Effects - Resistencia al Quiebre y Daño Térmico.

Otros dos productos que fueron a parar a la basura antes de que pudiera sacarles la foto. 
Supuestamente, "La variedad Resistencia al Quiebre y Daño Térmico contiene S- Hair Force, un ingrediente que previene la caída* natural del cabello, revitalizándolo y aumentando su grosor".
La verdad es que a mí el pelo no se me cae debido al quiebre, ni lo castigo con calor, ni lo daño demasiado, ni siquiera me tiño. 
Los compré porque había escuchado varias recomendaciones y estaban muy baratos.
Los usé un mes, intenté probarlos de mil maneras diferentes porque no podía ser que a los demás les funcionara y a mí no. Pero no tuve suerte. 
Me dejaban el pelo seco, pajoso y sin brillo. Se enredaba muchísimo y me costaba peinarlo. Tenía mucho frizz (cosa que no me pasa normalmente), y además, se me irritaba un poco el cuero cabelludo, así que el shampoo que fue lo primero que dejé de usar (lo usé una semana nada más), lo tiré casi entero y el acondicionador lo terminé tirando hace unos días porque lo tenía guardado.
No los recomiendo para nada!

7) Productos de MIES. 

Uff cuanta tela que hay para cortar acá! Intentaré ser lo más breve posible. Yo probé una bomba de baño (Juncal) y ellos me regalaron para probar estos productos que les cuento a continuación. Superficies de placer, una barra para masajes que tenía árnica y no recuerdo qué más, pero sí me acuerdo de que tenía brillantina plateada arriba, y que cuando la usé tardé dos días en terminar de juntar la brillantina de mi casa. 
Otro producto fue un aceite de masajes con tintura de árnica ("Todo me resbala"), que no hace nada más que ser lubricante para masajes común y silvestre. 
Otra bomba de baño, "Samurai", que sirve para los dolores musculares, pero que a mí lo único que me hizo fue limpiar la bañera con alma y vida, porque está llena de colorante y me manchó los bordes. 
Además, compré dos cremas, "Calma chicha" y "Colita de rana". La primera tiene lavanda, sirve para relajarse y es humectante. La segunda, sirve para los dolores musculares. Ninguna de las dos me hizo nada, ni bueno ni malo. Están llenas de colorantes y a los 3 meses tenían grumos, así que me quedé con los frascos y los contenidos de ambos volaron.
Una cosa más, todo lo que probé, tenía el mismo aroma. Fuertón, como a sahumerios. 

Además, hace poco, salió a la luz que los productos no estaban aprobados por el ANMAT y se prohibió la distribución y venta. Los representantes de la marca dieron de baja todos los perfiles de las redes sociales y desaparecieron del mapa. A este lío, precedía el tema de que a varios usuarios los productos les provocaron reacciones alérgicas y nadie se hizo cargo, es más, desestimaban las quejas y le echaban la culpa de las reacciones adversas al calor del transporte. Increíble.
Tres o cuatro días después de que dieran de baja los perfiles de sus redes sociales, cambiaron el logo de la marca y abrieron nuevas cuentas, y siguieron vendiendo (es más, hoy me llegó el mail de promociones navideñas). El ANMAT sigue firme en su dictamen de que no se pueden comercializar productos de la marca, pero por lo visto ese comunicado lo leímos todos excepto los dueños. 
La cosmética natural, hecha por gente que hace las cosas "a ojo", nunca termina bien. 
Es la primera vez que estoy segura de no recomendar una marca entera. Cada uno es libre de usar lo que quiera, pero prefiero contarles mi experiencia y la verdad de la cuestión en cuanto a su comercialización. 




Bueno, esos fueron mis "malos" del 2015. Creo que no me estoy olvidando de ninguno, y en caso de que se me prenda la lamparita, actualizaré el post. 

Ustedes probaron algo que no volverían a comprar? Cuéntenme en los comentarios!

Espero ahorrarles alguna decepción si pensaban adquirir algo de lo que mencioné más arriba. Por supuesto que yo no tengo la verdad absoluta, simplemente les cuento mi experiencia con estos productos que yo no quiero volver a cruzarme. 

Les mando un beso enorme!

Maru.

jueves, 24 de diciembre de 2015

Los mejores productos del 2015.

Buenas y santas! Y nunca mejor dicho, justamente hoy, que les escribo en plena antesala de la Nochebuena y de la Navidad para aquellos que la celebran. 
Como pudieron ver en el título, hoy les voy a contar los que (para mí) fueron descubrimientos y mejores productos del 2015. 
Van a ver de todo, hay maquillaje, hay productos para la piel, cosas que son de venta exclusiva a profesionales, cosas que pueden comprar por catálogo, en fin, un popurrí de aquellas cosas que me encantaron este año y que se las recomiendo con los ojos cerrados.
Arranquemos porque por suerte, es un post largo, porque con esto de leer Blogs y preguntar, una se clava cada vez con menos cosas malas! 

Lactibón:

Lo reseñé allá por el 2014 y este año lo seguí usando. Pueden leer la reseña acá.
Pasen a leerla que van a encontrar más información ahí. 
Lo sigo amando porque rinde muchísimo, sale actualmente $150 (y lo vale), y cuando estoy cansadísima, es llegar, humedecerme la piel del rostro, aplicar un poco de Lactibón en las manos y hacer espuma hasta limpiar todo. Saca hasta la máscara a prueba de agua, y es un pasito y la piel me quedó limpia de culpa y cargo. Recomendadísimo especialmente a las de piel sensible!

Base Coat de Color Show, de Maybelline:

Le debo reseña, pero ya que estoy, se las resumo acá. Es una base para aplicar antes del esmalte de color que vayamos a usar, y a mí me ayudó a prolongar la duración del esmalte y a que no se me gastara en las puntas (aclaro que no uso guantes ni nada por el estilo). 
Estos esmaltes son B3F, o sea, libres de tolueno, DBP y formaldehído, lo cual viene de 10 para aquellas personas alérgicas a alguno de estos componentes o que simplemente, quieran usar esmaltes mas "sanitos". 

Perlas tonalizadoras y delineador líquido, de Millanel.
Los pongo juntos porque fueron un combo que probé en el mismo momento. Yo había ido a comprarle un delineador de estos a mi mamá y de paso retiré unos regalitos que las chicas de prensa me habían mandado para el Blog. Entre esos regalos, estaban las perlas tonalizadoras, y el delineador lo probé en la mano el mismo día que retiré todos los productos. En el siguiente pedido me estaba pidiendo un delineador para mí. 

Delineador:
Queda negro negro, matte. No es necesario hacer más de una pasada porque el plumón sale bien cargado, ni mucha ni poca cantidad. El aplicador es práctico y preciso, tanto para hacer líneas finas como gruesas (de hecho yo lo uso para dibujar todo el trazo del cat eye, incluso la punta finita de afuera y va bárbaro. Sale menos de $40, vale la pena el intento.

Perlas:

Se los voy a resumir en una sola frase: yo no uso productos de catálogo en el maletín, simplemente porque me manejo con otras marcas a las que les tengo más fe en cuanto a duración. Pero lo único que llevo últimamente, son estas perlas. 
Amo como quedan puestas sobre el rubor, porque si se usan con cuidado, no pigmentan demasiado, pero dan un halo de luz que deja las mejillas jugosas y la piel queda divina. Aparte duran hooooras poniéndolas así, en capas con otros productos. 
Para todos los días, las uso como blush y van perfecto. Deben estar rondando los $40. Valen la pena, acuérdense de lo que les digo. 

Sérum de Vitamina C de Idraet:

Reseña acá
Realmente creo que más cosas no les puedo decir de las que hay en esa reseña. La seguí usando, no se oxidó nunca, me sirve montones, sobre todo en esta época del año en la que lo único que puedo usar es mandélico (y les chusmeo que tuve que negociar, si como leen, negociar la concentración de mandélico con mi dermatóloga, bajo palabra de que no me iba a exponer al sol y miles de cosas más que me hizo prometerle, pero bueno, todo sea por desmancharme porque soy una mancha andante!), y la vitamina C, por más de que despigmenta de a poquito, logra buenos resultados. 
El precio al público es de $194. Dura meses si la cuidan bien y es un producto que recomiendo para todos los tipos de piel (haciendo prueba de tolerancia, obviamente) y para todas las edades. 

Gel 98% de Aloe Vera, de Naturaloe:
Reseña acá.
No tengo mucho más para decirles de lo que les dije ahí, solamente lo empecé a aplicar en un uso nuevo (en mi): para la post depilación de las axilas, momento en el cual la piel me queda bastante irritada y no puedo usar casi nada salvo este gel, que me deja la piel suave y fresca. Lo adoro. 
La última vez, hará dos semanas más o menos, lo ví cerca de los $100. Rinde, sirve, lo vale. 

Crema Orgánica para descanso de Pies, de Giardina:

Reseña acá.
En el último tiempo, la marca cambió de nombre, de Gardenias a Giardina, lo aclaro por si leen la reseña y se quedan pensando en que puse nombres diferentes.
La sigo amando y eligiendo como la mejor crema para pies que probé en la vida hasta el sol de hoy. Es impresionante como relaja los pies después de caminar mucho o si tienen retención de líquidos y sienten los pies y las piernas pesados. 
No quiero que se me termine! Pero igual, ni bien se me termine, repongo!

Acondicionador Moisture & Repair de BKD:
Reseña acá.
Elijo este producto de todos los que probé este año de la marca (y me faltan más por publicar!) porque es el acondicionador que elijo cuando en esta ciudad reina la humedad y yo me convierto en el Rey León y toda su parentela junta. Ese día uso en el lavado del cabello este producto y el pelo ya tiene hasta otra textura. Queda manejable y con brillo. 
Se usa muy poca cantidad (y eso que yo tengo el pelo largo!), así que rinde. Pero su precio es algo elevado, aunque opino que vale la pena. Para que se den una idea, hasta mi novio opina que es bueno, un chico que hace 7 años por poco se lavaba la cabeza con jabón blanco y usaba marca cucurucho hecha de detergente. No se si eso les dice lo bueno que es.
Para tener en cuenta, para todos los tipos de cabello.

Fórmula Vitaminada con Retinol, de Lidherma:

Este es un producto que uso hace cerca de un año, y que cada vez que lo uso pienso "Le tengo que escribir la reseña, le tengo que escribir la reseña!" y no se la escribo nunca. Por eso aprovecho a decirles algunas palabras sobre ella acá y si quieren que escriba algo más me avisan. 
Es una emulsión muy fluida, que se absorbe rápido y está pensada para su uso exclusivo en gabinete, por eso el tamaño de 500ml. 
Les copio lo que dice el vademecum de Lidherma:
"Emulsión con efecto humectante y antioxidante. 
Renovador celular que aumenta la síntesis del colágeno. Otorga elasticidad, humectación y turgencia al tejido. Se recomienda para todo tipo de piel. Ideal como post solar".
Tiene como principales activos: Aceite de oliva / Retinol / Vitamina A / Vitamina E.
Una fórmula divina que me sirve para mantener la hidratación corporal durante todo el año.
Si tienen una revendedora copada, se la pueden pedir aunque sea para profesionales porque no tiene ninguna precaución con la que haya que ser cauteloso. 
Recomendadísima!

Mímika Color Tecno Lip Treatment Berry y Red:

Reseña del tono Red acá
Estos labiales los usé todo el año. El tono Berry salió por el invierno y no se los había mostrado porque mi vida se convirtió en una vorágine de médicos por la misma época. 
Me gustan porque son fáciles de aplicar, humectan bien los labios, y el tono se va desgastando de manera muy pareja, como si se destiñeran dejando los labios con color parejo y sin hacerme pasar papelones como otros labiales que se me descascaran a pedazos. 
Recomendados, sobre todo si sufren de sequedad en los labios como yo. 

Máscara de pestañas Supershock versión waterproof, de Avon.

La tengo hace dos años guardada y no la había abierto hasta hace un mes. 
Me encantó porque no se descascara dejándome hecha un panda invertido, no hace que se me caiga el arqueado de las pestañas, aguanta bien todo el día y no hace grumos.
El cepillo es finito, preciso y de silicona. 
Si quieren saber más me lo hacen saber y les escribo una entrada.

Protector solar Sun Fresh, de Neutrógena:

Les voy a decir poco, porque me parece que si arranco me voy a enrollar en componentes y cosas controversiales acerca de los filtros y cosas por el estilo y se me van a hacer las 12 y yo voy a estar brindando acá. 

Solamente esto: lo uso para el cuerpo, compré el FPS 50 y no me resulta graso ni me causó acné. De todas las fórmulas corporales de protectores solares que probé, esta me gustó mucho y por el precio y la facilidad de conseguirlo, yo lo volvería a comprar (es más, tengo repuesto, porque los protectores solares no me duran mucho, y menos en verano). Además se absorbe rápido y eso le hace sumar muchos puntos!


Crema Biodinámica, de Lidherma:
Les dejo una imagen tomada de la web de la fórmula nueva, porque si la van a comprar, les van a vender esta que ven arriba y no la que tengo yo que tiene otro envase. 

Voy a decir pocas cosas porque se merece una super reseña si les interesa.
Tiene activos que combaten la flaccidez y la celulitis, entre ellos la Vitamina C. La reformularon hace algunos meses agregándole más cosas a la fórmula. Cuando se me termine el pote que tengo actualmente (que es de la fórmula vieja), voy a ir por la nueva, porque (y acá viene lo bueno), ES LA MEJOR CREMA PARA LA CELULITIS QUE PROBÉ EN LA VIDA! Y eso es todo lo que voy a decirles en esta entrada.


Bueno gente bonita, estos fueron mis elegidos como los mejores productos del 2015, ahora me gustaría que me contaran cuáles fueron los de ustedes! Y si quieren que les escriba más sobre algún producto me avisan.


Quiero desearles a todos aquellos que vayan a celebrar la Nochebuena esta noche, una muy feliz velada y una excelente Navidad. No se olviden de que lo que importa es la gente que tienen alrededor y que son momentos irrepetibles!

Un beso enorme a cada uno que pase por este rinconcito.


Gracias por leerme!
Besos, Maru. 









martes, 1 de diciembre de 2015

Reseña: Fix It Concealer, de Urban Velvet

Buenas y santas corazones!
Que lindo volver a escribirles!
Hace algún tiempo que soy esclava de la facultad, rendí en 20 días una cursada anual, porque como tuve algunos problemillas de salud la cátedra me los contempló (los milagros existen!), pero tuve que rendir todo junto. Imagínense que mi "resumen" de la parte 1 tenía 174 hojas. Ni hablar de la parte 2.
Pero por suerte aprobé todo con 8 =D
Ahora me queda un examen de otra materia el 16 y ya está, el cuerpo no me da para más este año.

Pero bueno, que me enriedo contándoles cosas y no les escribo la reseña que les venía a escribir, que cosa Dior!

Hoy les vengo a contar qué me pareció el Fix It Concealer de Urban Velvet.
Publiqué esta foto en Facebook  y algunas me pidieron reseña (si todavía no me siguen hagan click acá que los lleva derechito para mi página de FB donde actualizo seguido cuando la vida me lo permite).

Lo probé casi 4 meses, con frío y con calor, con la piel seca y la piel más oleosa, así que les puedo dar una opinión bien formada.

Empecemos por el packaging.
Viene en un empaque pequeño, de cartón. Y dentro lleva un envase de plástico que van a poder ver en las fotos.
La tapa también es de plástico y es a rosca. No trae aplicador adicional. Contiene 4 gramos.
Ojo con el envase porque el plástico no es demasiado resistente. Si lo llevan en la cartera, tengan cuidado.
Yo tengo el tono N2. Tuve un inconveniente para encontrar el color que tenía, porque lo busqué por todos lados, y el problema es que viene sellado con tinta negra, sobre una base negra. Entonces fue como encontrar una aguja en un pajar.

¿Qué dice la marca sobre este producto?

Les busqué la captura de pantalla del tono que tengo yo. Es cierto que es un tono bastante neutral porque tira al naranja. Pero a una piel clara, no le va. O sea, si tienen piel clara, no vayan por este tono porque puede que les quede oscuro.

Les muestro un swatch para que vean la consistencia y el tono:
Como ven, es super cremoso ni bien lo tratan de trabajar. Con la temperatura del dedo se funde. Pero le sucede algo curioso, y es que por más cremoso que sea al tomarlo del envase, si lo aplican en el mismo momento en el rostro, se vuelve seco y se complica usarlo.
Igual, con voluntad se puede usar bien. Me pareció más fácil usarlo a golpecitos con el dedo y difuminarlo así. Con brocha queda un acabado medio artificial.

No sé si tiene tanta cobertura como promete. La verdad es que yo diría que tiene una cobertura media y que no se puede trabajar por capas, porque cuando se usa mucho producto (y si soy sincera, cuando se pasan un poquitín de cantidad sonaron), se forman pliegues rápido por lo cremoso que es.

Sellando con polvo, aguanta 4 horas más o menos.

Les dejo un antes y después de un día que lo usé para salir.
En la foto tengo corrector, apenitas polvo translúcido, máscara de pestañas y delineador.

No sé si se alcanza a ver que tanto como promete, no cubre. Pero iguala el tono e ilumina un poco la mirada.
Si no fuera por el precio, yo lo compraría de nuevo cuando se me acabe, porque es un corrector que para el invierno va genial y no reseca. Pero tiene un precio de $252 y sinceramente, con eso compro Dermacolor y soy muy muy feliz.

¿Qué les pareció la reseña?
¿Probaron este corrector o lo comprarían?

Voy a tratar de andar por acá lo más posible, pero ténganme paciencia hasta que rinda y sea libre de ataduras universitarias =)

Les mando un beso enorme, que tengan buena semana!

Maru.